Ir al contenido principal

Entradas

Amar es encontrar en la felicidad de otro tu propia felicidad. Gottfried Leibniz
Nunca hemos creído en fantasmas...pero si que estamos convencidos de que hay pliegues en el tiempo. Una de las pruebas palpables, si damos como buenas los relatos de la gente que cree haber visto u oído a los “fantasmas”, es que estos se mueven dentro de unos márgenes de tiempo. Yo no he recibido nunca información de alguien que haya visto a un centurión romano paseando por su barrio. Y si damos por buenos los fantasmas, estos seguirían apareciéndose sin tener en cuenta la época. ¡O es que un centurión romano queriendo vengar su muerte se aburre de aparecerse al cabo de un tiempo? El espacio de las apariciones estaría lleno a rebosar. Siempre nos movemos en un lapso de tiempo de unos 100 años más o menos. En otro capítulo explicaremos con más exactitud nuestra teoría. Aquí simplemente comentamos nuestro punto de vista, y sin dudar de lo que en el relato se explica, planteamos los interrogantes de que sería mu…
Entradas recientes
Los que no pueden recordar el pasado están condenados a repetirlo.
George Santayana
La historia, y la vida en general, no es un camino con un principio y un fin, es una plaza donde se está dando vueltas continuamente. Hay pautas que se repiten siempre. Las mismas narraciones, cambiando los personajes o las circunstancias, parecen nuevas y la gente ve con interés una historia repetida miles de veces a través de la historia. La vida es un bucle continuo en el que se llevan las cosas a extremos, se rompen y comienza de nuevo desde el principio con otros personajes. El clásico dicho de que “si no conoces la historia estás obligado a repetirla” es totalmente cierto. A esto hay que añadir que los políticos y las clases dominantes no gustan de que el pueblo sea especialmente analítico con el futuro del mundo, de su país, de su pueblo o de su casa; normalmente tiene bastante con preocuparse en comer mañana, y sobre todo, que gane su equipo de fútbol. Ya lo decían los romanos, “al pueblo, pan y c…

Shamaruch

Es triste condición de la humanidadque más se unen los hombres para compartir los mismos odiosque para compartir un mismo amor.Jacinto Benavente
El Samaruc es un pequeño pez de la Albufera Valenciana que se encuentra en grave peligro de desaparición. Lo mismo que este pez hay un grupo de personas que intenta subsistir en contra de la corriente, haciendo algo más peligroso que la droga o la violencia; intentan pensar sin seguir las normas de lo políticamente correcto. El grupo lo hemos llamado con un nombre parecido a este pequeño pez que resiste a su destino: Shamaruch. Vemos una enorme muchedumbre que continua repitiendo sin cesar sus odios, sus mentiras, sus guerras y sus errores. Tenemos un mundo en el que los valores se han sustituido por lo políticamente correcto. Un mundo que no ha cambiado nada en miles de años. Solo se han cambiado las palabras para simular que no queremos decir lo mismo, que ahora somos distintos, mejores personas. Nada de eso. ¿Que diferencia hay entre unas perso…